Conocer gente en Ávila

Si has conocido una persona interesante por internet con la que has concertado tu primera cita, se supone que ya tienes que contar con cierta información útil (sus gustos, intereses, aficiones, etc.). Es un buen punto de partida porque cuanto más sepas sobre ella / él, más facilidad tendrás para sacar temas de conversación, y más si eres una persona tímida.

El lugar ideal para la primera cita es una cafetería o un lugar donde podáis charlar tranquilamente, aunque eso depende también de los gustos de cada uno. Si tenéis alguna afición en común (exposiciones, teatro, ir al zoo), mejor aún si quedas en alguno de estos lugares, pues así el tema de conversación lo tienes asegurado.

Antes de acudir a la cita, repasa internamente todas las posibilidades, y sobre éstas, baraja los mejores y peores desarrollos, pensando una reacción para cada uno para poder dar una respuesta fiable en cada caso. Así, pase lo que pase, reduciremos las posibilidades de que perdamos el control.

La primera impresión es vital, por lo tanto deberás cuidar tu aspecto y escoger ropa con la que te sientas cómodo y que te siente bien. Es importante que uses un buen perfume aunque sin abusar. A pesar de que os conozcáis por fotos o webcam, la verdadera primera impresión se obtiene a través de detalles como el saludo, la sonrisa y tus gestos.

Los tres factores clave en una presentación son la sonrisa, el entusiasmo y el contacto visual. La primera es obvia (se supone que te alegras de conocer a esa persona), el entusiasmo sirve para dar más énfasis a tus palabras, acaparando así más atención, y un contacto visual adecuado (que consiste en mirar fijamente a los ojos cuando se habla) te hace parecer una persona sincera y digna de confianza. Estos tres elementos son más importantes de lo que pueda parecer, si crees que fallas en alguno, practica delante del espejo.

Llega el momento de la conversación. Procura hacerle preguntas sobre ella / él y no hablar mucho sobre tí. Fíjate en detalles como su pelo, su ropa o cosas del lugar en donde estáis para sacar temas de conversación. Procura también que el tiempo que habla cada uno sea equivalente. No es bueno que hable todo el rato uno. No muestres tus debilidades pero tampoco finjas sobre tu forma de ser.

Por lo general, no damos un paso emocional sin señales concretas por parte de la otra persona. Lo normal es que sean los varones quienes tomen la iniciativa, pero debes hacerlo sin precipitarte, sólo cuando sientas una invitación de la otra parte.

Si la cosa ha ido bien, evita colgarte del teléfono los días siguientes para asegurarte de que has gustado o para concertar una nueva cita, piensa que las cosas buenas de la vida sólo se consiguen con moderación y prudencia.

© 2019