Consejos para conocer gente

Aquí tienes un listado con las recomendaciones más comunes a la hora de acudir a la primera cita, y gracias a las cuales te presentarás más tranquila o tranquilo y con mayor seguridad.

- Si a la chica o al chico con el que te vas a citar lo has conocido por Internet, asegúrate de que antes de quedar con ella o con él te envíe una o varias fotografías para conocer su aspecto. Si esta persona se niega a enviarte una fotografía suya, desconfía automáticamente de ella y cancela la cita, ya que si no te quiere enviar una fotografía es porque tiene algo que ocultar y no merece la pena que pierdas el tiempo con personas así.

- Por si se diera el caso de que la cita no se pudiera celebrar en el sitio acordado por las circunstancias que fuera, ten preparado siempre un plan opcional que exponer a tu cita. Intenta dejar lo menos posible a la improvisación durante la primera cita. Seguro que tu pareja te lo agradecerá.

- Es muy recomendable que la primera cita no sea excesivamente larga. No es necesario que paséis medio día juntos para conoceros, sino que es mejor varias citas cortas que una muy larga. Además, en el caso de que tu cita no sea lo que esperabas, una cita corta impide que pases un mal rato. Una primera cita con una duración de entre una y dos horas estará bien para comenzar. Además, siempre cabe la posibilidad de ampliar esta duración en función de cómo marchen las cosas.

- Sé puntual. Esta es posiblemente una de las cosas que más hay que cuidar en la primera cita. Una persona impuntual denota falta de interés y además puede trastocar toda la organización de la cita. Si sabes que vas a llegar tarde, comunícaselo a tu cita con tiempo para no hacerla esperar en el lugar de reunión.

- Lleva en mente una lista con diversos temas sobre los que hablar para evitar posibles silencios incómodos. Hablar de las aficiones, el trabajo (siempre y cuando no sea para quejarse), el cine, los programas de televisión, etc., son temas a los que se suele recurrir en estos casos.

- Muéstrate agradable durante la cita. Si observas que la persona con la que te has citado no es lo que ibas buscando, esto no quita para que seas educado. Evita mirar el reloj o cualquier otro acto que pueda denotar aburrimiento como, por ejemplo, mirar hacia otro lado mientras habla contigo. Haz un esfuerzo por no hacer incómoda la velada y recuerda que otra vez puedes ser tú el que no le gustes a la otra persona y no te gustaría que te hiciesen pasar un mal rato.

- No está de más que le dediques algún halago a la otra persona, pero siempre dentro de unos límites, sin llegar a ser empalagoso.

- Recuerda que una conversación es cosa de dos, por lo tanto, no la intentes acaparar hablando tú solamente. Deja que la otra persona también exponga sus opiniones y su forma de ver las cosas, que aporte temas sobre los que hablar. Ten presente que saber escuchar también es una cualidad muy cotizada, igual o más que la de hablar. De hecho, es preferible excederse escuchando que hablando.

© 2018